miércoles, 14 de febrero de 2007

Pinceladas de realidad

Su talento le ha encumbrado a las más altas cotas del éxito.
Sus pinceles provocan por doquier los gestos de admiración entre todos aquellos que ven los trabajos surgidos de su cabeza, y la sociedad está rendida a sus pies, sin que personalidad alguna no desee alguna de sus obras para adornar las paredes de sus casas, rompiendo así el mito de que un pintor no triunfa hasta su muerte.

En su caso, el arte le reporta considerables beneficios, tanto económicos como sociales, pero no es su cuenta corriente, ni las mujeres que tiene a su alcance lo que inflama su corazón, sino la obsesión enfermiza por la pintura.
Y es que la suya ha sido siempre una dedicación en cuerpo y alma, hasta limites insospechados, hasta que los resultados rozan, sino superan la perfección.

Pero no siempre fue así, hubo tiempos en que sus cuadros eran despreciados y sus pinceles no valían mas que las acuarelas de un niño pequeño, rechazado por todos, obligándole a prostituir su arte en productos indignos.

La fortuna cambió, sonriéndole ahora y no está dispuesto a dejar que eso cambie. Cada vez trabaja más duro, tratando de mejorar los tonos y texturas, intentando que sus pinturas sonrojen a la realidad, por ser mas fieles a sus modelos que ellas mismas.

En una ocasión le preguntaron por que tan solo dibujaba retratos de mujeres anónimas, y afirmó que eso era lo que el publico pedía fervientemente, casi hipnotizados.
Y era realidad, pero también lo era que una y otra vez trataba de conseguir resultados parecidos con otras situaciones y que siempre fracasaba en la mediocridad de tiempos anteriores.

Sabia igual que ahora el motivo, y aunque intenta continuamente girar el timón, le es imposible, no ahora que ha probado las mieles del éxito.

Tras años de trabajo y sin motivo alguno que pudiera explicar el fenómeno irracional, la plasticidad de su obra empezó a capturar el alma de sus modelos, anónimas mujeres sacadas de la calle, de la pobreza anónima, y aseadas para la ocasión. Siempre había tenido predilección por la figura femenina, pero el resultado superaba en poco la media de su producción pictórica.

Una vez cobrado el dinero y desaparecidas las modelos de vuelta al río de la calle, como si fuera efecto de la magia, el cuadro iba cobrando reflejos y colores, adquiriendo realismos imposibles, hasta convertirse en las obras maestras que hoy le han hecho famoso.

La primera vez que noto el proceso le aterró pero no tardo en beneficiarse, y ascender en la escala de los autores. En una fría noche de febrero mientras salía de una famosa galería, se le abalanzo desde un callejón una decrepita anciana, al borde de la inanición y con pocas esperanzas de vida en aquel clima. Pensaba en darle una lismona cuando al hablarle reconoció la voz de su modelo de unas semanas atrás, pidiéndole explicaciones, que la había hecho, cómo la podía haber robado su juventud y su vida.

La apartó de un empujón y corrió a su casa, donde en los meses siguientes trato de seguir la pista del resto de mujeres que habían prestado su imagen. Tan solo logro rastrear a un tercio de ellas, pero el resultado ya fue escalofriante, todas muertas.

Se le heló el corazón al pensarlo, y no pudo dormir mas que breves periodos durante una semana, hasta que una mañana al levantarse vio un lienzo en blanco en el salon. No recordaba haberlo dejado allí, pero fue verlo y sentir como sus manos se movían, como su cabeza bullía de energía y su corazón se aceleraba.

Hoy posiblemente salga a la calle buscando nuevas modelos que alimenten su arte, hasta que este las consuma por completo o le busque la perdición

4 comentarios:

La cónica dijo...

Me suena al retrato de Dorian Gray, este relato. También al Perfume de Süskind. Da escalofríos, el giro que le das. Capturar la vida, el alma, en un lienzo da bastante repelús. Pero ya que el artista es consciente del poder de su pintura, le sugiero un autorretrato.

La cónica dijo...

P.S. Besos!

Kaos Baggins dijo...

pues si, todavia rondaba el bueno de Dorian mi cabeza, despues de que me lo recordaran el otro dia en la peli de la liga de los hombres extraordinarios

no es que la peli hiciera justicia al personaje, ni a el ni al resto (de hecho cada vez que la veo me siguen dando ganas de matar a tom sawyer) pero si que me despierta recuerdos de las historias originales

La cónica dijo...

Yo no he visto la peli. He visto pocas pelis, he de reconocer.. he leído el libro. Un par de veces. En cuanto a las pelis, ésta, por lo que dices, no merece mucho la pena, pero me he comprado un DVD (no tenía) y tengo 0 películas, así que se admiten préstamos y sugerencias. Por cierto... Esto parece un chat. Besos otra vez.