lunes, 12 de marzo de 2007

Segunda carta sobre la mesa

Mientras vertía el contenido de su petaca en el vaso y escuchaba crepitar los hielos al contacto con el líquido, sabía que estaba cometiendo una equivocación.
No por la copa que iba a tomar, que era lo único que le permitiría dormir durante el vuelo, sino por el hecho en si de ese viaje.
Sonrió de forma automática a la camarera mientras esta le depositaba el desayuno y los catálogos de venta de cachivaches en el asiento, como si aquello fuera un vulgar zoco, aunque a bastante más altura de la habitual, como certificaban las nubes que se veían bajo ellos por la ventanilla.

La calma de su espíritu solo fue rota por la torpeza de otro pasajero al tropezar con la azafata, un chaval con los ojos visiblemente rojizos, como quien ha derramado lagrimas arrancadas desde lugares recónditos de su espíritu.
Parecía un alma atormentada y le agradó ver como una sonrisa aliviaba su gesto al reconocer a la muchacha y entablar después una conversación de apariencia amena y risueña.

Prefirió ausentarse de la realidad mientras tomaba un sorbo y recordaba los hechos que habían cambiado su vida, cuando utilizó los papeles del macabro legado de Jimmy el soplón para desenmascarar que su capitán era en realidad un infiltrado de la mafia.
Era consciente desde el primer momento que eso cambiaria su vida, como de hecho sucedió, obligándole a huir y cambiar de vida, hasta que dos días antes recibiera una misiva sellada en aquel pozo de oscura locura.

El sobre que llevaba examinando todo el vuelo estaba vacío, y el remite en blanco, la dirección mecanografiada… nada que indicara el origen o intención, salvo el sello. Cualquiera que no fuera el destinatario del mensaje, podría haberlo pasado por alto, pero no él.

Hubiera reconocido ese sello aunque estuviera ciego, lo compró hacía una eternidad para su hijo en su décimo cumpleaños, la imagen de babe ruth en pleno partido de baseball, una pequeña joya sentimental. No e trataba de ninguna joya de coleccionista en edición limitada, ni siquiera se trataba del recuerdo de algún evento especial.
Pero se lo había regalado a su pequeño en los buenos tiempos, cuando aquella pocilga no le había consumido y su vida todavía luchaba por sobresalir, antes de que cayera en el desanimo constante.

Jamás lo hubiera utilizado sin un buen motivo, por mucho que su madre se separara de el y ya hiciera siglos que no lo veía, incluso antes de su retiro. No la podía culpar, no se consideraba un hombre sociable, y aquellos años fueron un infierno, sobre todo después de la investigación de asuntos internos, cuando el asunto de aquel chaval que murió en una persecución. Aun tenía pesadillas y su mente se bloqueaba al llegar a esa parte de la memoria.

En realidad el también sintió alivio al saber que estaban mejor sin su presencia y continuo su vida, quería pensar que había logrado ser un buen policía, como parecía pensar todo el mundo, y cada centavo de ahorros lo envió durante años a su ex-mujer, tratando de expiar sus culpas.

Y ahora el pasado venia tras su sombra, agarrándole el estomago mientras el avión tomaba tierra. Para él tan solo se trataba de una escala, en la majestuosa New York, un paso previo antes de dirigirse a otro aeropuerto, que si no le fallaba la memoria o no lo habían remodelado estaría destartalado en medio de la nada, volviendo a la ciudad de la que huyó.

Pero hoy debía pasar noche allí, y no es que le hiciera mucha gracia, con lo que el empujón de un simiesco gigantón, que arrastraba a una joven muchacha rubia, mientras tiraba al suelo todo lo que se le cruzaba, termino de exasperar sus nervios, y en un acto reflejo, de esos que estaba tan acostumbrado a arrepentirse después le propino un directo en la mandíbula.

Sorprendentemente, el energúmeno cayo fulminado, quizás por que su puño aún conservara parte de su dureza, quizás por la sorpresa del repentino envite.
En cualquier caso, fue necesaria la presencia del personal de tierra para comprobar que no se hubiera hecho nada, y para aplacar su furia según se reponía.

Evidentemente, la policía local les llevó hasta sus dependencias, así como a las personas que mas cercanas en ese momento, para ver qué había ocurrido. El selecto grupo además de los implicados y la joven acompañante del gorila, incluía al triste chaval del avión, la azafata, y una mujer, posiblemente ejecutiva.

Lamentaba haberles arruinado la noche, pero siempre había seguido sus impulsos, y no parecía esta la edad para dar marcha atrás, por mas que acostumbrara a elegir caminos no deseados y que le acarreaban más problemas que satisfacciones.

Mientras pensaba en una habitación blanca y totalmente aséptica, trataba de imaginar cómo alguien, incluido si propio hijo, había logrado averiguar su paradero. Lo cual, le planteaba otro enigma, igual de irresoluble, cómo años atrás habían dado con Jimmy. Evidentemente, aquel antiguo capitán corrupto tuvo que intervenir. Pero aunque se repitiera la situación, no recordaba que ninguno del departamento conociera su destino.

Intrigado, su mente volaba ausente, lejos de allí, cuando una sonora y demoledora patada, hecho abajo la puerta, entrando tres tipos fornidos y con sus caras ocultas, que le sacaron violentamente de allí. Era evidente que se había vuelto a meter en algo gordo.
Estaba visto que su talento para meterse en líos se resistía a la jubilación placentera, pero no pudo pensar mucho más antes de quedar inconsciente por un fuerte golpe en la cabeza.



--------------------------------------------------------------------------



En una de las formas de leer el tarot, al menos en el celta, se utilizan 6 cartas, las dos primeras se colocan cruzadas en el centro, significando la primera el pasado, los antecedentes

mientras que la segunda representa el presente, el problema por el que se consulta.

Las cuatro posteriores, colocadas en cruz indican los distintos aspectos del futuro y la resolucion del problema

14 comentarios:

La cónica dijo...

Mmmm, así que nos quedan otras cuatro cartas por ver... muy prometedor. Me alegra mucho que estés haciendo capítulos. No te veas limitado por las 6 cartas del tarot celta. La historia me tiene intrigada.

No pensaba comentar en inglés, pero vas provocando...

Things to do today:

1. Get up.
2. Live (life is not a rehearsal, don't miss it, they say).
3. Smile (if possible). Laugh out loud (if possible)
4. Try your best to smile, even if you don't succeed (if smiling is not possible)
[...]
n. Sleep well
n+1. Smile while you're dreaming
n+2. Sleep long enough.
n+3. Switch the alarm clock off.
n+4. Go back to 1.

Kaos Baggins dijo...

uy, limitado dice, hay muchas formas de tirar las cartas, y yo muy tramposo
asi que limitacion ninguna
pero para eso presente seis personajes, y de hecho la historia fluye sola con las cartas, por que todavia no tengo ni la mas minima idea de como terminara, solo se la personalidad y la historia de cada personaje, y ellos solitos deciden que hacer jejejeje

la verdad es que tu lista esta mejor, pero la otra me venia mas a pelo para la ocasion :)

629 dijo...

Relato coral.

Con lo de dormir lo suficiente estoy de acuerdo con ambos. ¿Alguien me da un porrazo?

Kaos Baggins dijo...

¿un porrazo? acerca la cabecita (lo estoy diciendo con mi mejor cara de buena persona ¿no cuela? jejejejeje)

La cónica dijo...

No te veo yo dándole un porrazo a nadie, Kaos. Para dormir, prefiero los cuentos a los porrazos. Y las nanas. Y otras cosas. Las trampas no me gustan, pero duermo con trampa.

Besos.

629 dijo...

Pues no cuela kaos, No cuela. Aunque un buen porrazo a veces no me vendría mal porque los cuentos no me sirven La cónica. Me veo obligado a terminarmelos. Las nanas de la radio son bastante malas y con respecto a las trampas... Soy un jugador legal. Y quiero seguir siendolo.

Un abrazo a ambos.

La cónica dijo...

Kaos, tú que eres un tahúr. ¿Qué es mejor? Una pequeña trampa dentro de la legalidad o un mandoble en toda regla al contrincante?

629, no te has fijado bien. Además de nanas, cuentos y trampas, apunté la posibilidad de "otras cosas". Claramente, es lo que necesitas. ¿Cuáles? No lo sé... la imaginación al poder.

Besos a los dos. Se está bien en tu casa, Kaos. ¿Para cuándo la tercera carta?

Lalaith dijo...

Me ha gustado mucho esta historia, pero creo que esto es una continuación... tendré que mirar tus antiguos posts para enterarme del principio, pero ya otro día, que veo que tus posts son bastante largos y es ya muy tarde. Voy a irme a dormir, aunque no sé si lo conseguiré porque sigo traumatizada con el libro de poemas de matemáticas en portugués de La cónica... creo que yo también necesito un porrazo, que los cuentos me enganchan, las nanas me ponen nerviosa y no conozco otras cosas.

Me gusta tu blog, Kaos, volveré por aquí. Saludos.

Kaos Baggins dijo...

el vino, 629, otro gran metodo para lograr dormir bien, aunque conviene no abusar jejejej
mejor lo dejaremos en ejercicio ¿verdad?

las cartas 3 y 4 estan mi cabeza, la 5 empieza a tomar forma
la 3 ya esta en tinta entre las hojas de cierta carpeta jejejeje

si que es una continuacion lalaith, y no solo de la historia justo de abajo, pero vamos, que al escribirlo, aunque utilice un viejo personaje, si que intento que no haga falta conocer nada anterior, jo que lio
ese libro de poemas matematicos en portugues a perseguido a mas de uno en los sueños esta noche jejejeje, estas invitada a refugiarte por aqui, pero ya ves que hay otras locuras :)

La cónica dijo...

Una duda, ¿una estaca es una espina muy gorda? Me dicen donde lo he preguntado que tú eres el experto, Kaos.

Jajajaja refugio... contra poemas desmatemáticos portugueses no será:

Que a imaginaçao te engorde
e a matemática te emagreça!

Agostinho da Silva

Kaos Baggins dijo...

estaca: dicese del electrodomestico de traccion (habitualmente) manual destinado a partir corazones

En el caso de disponer del corazon en cuestion en las manos, es suficiente con un palillo si se retuerze con saña

existe gente realmente artistica con esto de las "espinas gordas" (acepcion aceptada por la real academia de transilvania para estaca), pero se ruega verificar previamente que el destino de la estaca es en realidad un vampiro
que ir por ahi rompiendo corazones a estacazos es muy cruel

La cónica dijo...

Eres un maestro, Kaos. Clara la definición. Precisas las instrucciones.

He clavado pocas estacas. Una o ninguna, estando consciente. Soy más de llevarme los estacazos yo. Mal que me pese. Me pesan las dos cosas.

Llevaré un palillo en el bolso por si doy con un vampiro. Palillos tengo. Necesito instrucciones para reconocer un vampiro de verdad.

Kaos Baggins dijo...

creo que lo de llevarse los estacazos debe ser contagioso :)

instrucciones para reconocer un vampiro... nose, pero por si acaso no mireis a los espejos cuando pase yo, no sea que no me veais jajajaja

La cónica dijo...

Debemos tener pinta de vampiros, por los estacazos, digo.

El espejo de la entrada lo dejo, entonces, para comprobar qué visitas van a ir a la yugular, directamente. Tendré 1.0 nanosegundos para clavarle el palillo en el corazón.

Besos. Siempre me dan ganas de poner vampíricos, pero no quiero firmar pactos con el diablo.