domingo, 11 de marzo de 2007

Vuelo 76 a ningún lugar

Todos Viajamos constantemente, muchas veces con la sensación de habernos perdido, y aún así seguimos avanzando en direcciones que pensamos equivocadas.
Quizás sea el temor a desplegar nuestras alas y volar lo que nos impide llegar al destino, o pasarlo de largo por no haberlo reconocido.
En cualquier caso, aquellos que nos encontramos en el viaje debemos usarlos de faros para llegar a puerto.

1 comentario:

La cónica dijo...

Qué verdad tan verdadera. A veces nos marcamos una ruta tan rígida que no levantamos la vista de ella, y nos perdemos no sólo las personas - faro, sino el paisaje. La belleza del camino.