martes, 2 de diciembre de 2008

Huida al sol


El ocaso teñía cielo y tierra dando forma a un mundo inflamado en rojo fuego y negras sombras, frontera entre vigilia y pesadillas.

Su resuello escapaba a borbotones, huyendo despavorido de los pulmones a cada zancada, directo al horizonte donde el traicionero orbe se escondía cada vez más lejano.

Tanto tiempo corriendo castigaba sus piernas, y hacia ya que las punzadas se tornaran en fuertes dolores, pero no podía parar, el destino de los suyos dependía del tiempo que ganara, de cuanto lograra alejarse antes del ultimo rayo de luz.

Hasta ese momento el plan se había mostrado impecable en su sencillez.
Aprovechando la luz más intensa para internarse en sus dominios y hacer arder la morada del señor vampiro, para después salir corriendo al limite de su capacidad.

La mente de un vampiro común es simple, guardan un rastro obsceno de individualidad, de la persona que asesinaron, usurpando su cuerpo y alma, pero el rastro es leve, irreconocible a veces.

Mientras que toda iniciativa y pensamientos complejos parten del señor que diera lugar al foco de maldición. Lores oscuros renegados de cualquier fe, de origen enterrado en las brumas del tiempo.

El fuego cumplió su propósito, concentrando a todas las criaturas en la defensa de su amo, sofocando las amenazantes llamas, para después iniciar los preparativos de la persecución y castigo.

No fue difícil de localizar, nunca se preocupó de borrar el rastro, solo de correr más rápido.
Tampoco les costó alcanzarlo, pues en las sombras de la penumbra sus poderes les prestaban arcanos apoyos, y en ese terreno fronterizo del anochecer ya le acosaban esquivando los restos de luz.

Sin duda era la presa de la cacería, una liebre indefensa y ofrecida al festín de los furiosos perros azuzados hasta la rabia.
Pero el plan no estaba concebido para escapar, solo para obtener tiempo, para permitir alejarse a los suyos en dirección contraria.
Correr en dirección al sol tan solo le reportaría unos instantes de luz extra, pero era todo lo que tenía, y a ellos les resultaría especialmente irritante.

Podía sentir los agudos chirridos desde las sombras del camino, en aumento según estas se alargaban, hasta que ahora lo dominaban casi todo.
Trastabillándose alcanzo el borde de la loma, dejándose caer hacia abajo, rodando sin casi sentir las heridas por puro agotamiento, olerían la sangre y se alterarían aún más si era posible.

De nuevo abajo siguió corriendo ignorando los avisos de su cuerpo, con el caliente regusto de la sangre en su boca.
Estaba muerto, y lo sabia, solo era cuestión de tiempo y se acababa.

Solo unos segundos más, las ascuas se apagaban en el horizonte difuminando las figuras, mientras diminutas luces poblaban la oscuridad, cientos de ojos ansiosos y preparados.

No le matarían todavía, lo arrastrarían hasta su señor, que se alimentaría de él lentamente, saboreando cada gota, cada grito. Pero no le daría el gusto de las suplicas, ya se había cortado el mismo la lengua, depositándola al inicio del camino como una burla final, todo por evitar que prestaran atención al resto de la gente.

El ultimo haz de luz se escurrió enfriando el resplandor y sus fuerzas le traicionaron, postrándolo sus rodillas en el suelo, entregado y abiertos los brazos en cruz, con un bramido a la ausente luna.

La noche se convirtió en mortaja de afiladas garras, y el aire en colmillos, destrozándole con la rabia de un huracán.

Si pudiera reiría, solo guardaba esperanza.
Su agonía sería lenta, pero deseaba que durara hasta que el vampiro descubriera la trampa.

Su sangre había sido envenenada esa misma mañana. No necesitaba escapar, por que ya estaba condenado en cualquier caso.
Un cebo mortal que se les había ofrecido apetitoso y al que nunca podrían resistirse.

La ultima mirada al cielo le devolvió las nubes, y en ellas dibujados los rostros de su esposa, muerta por las impías criaturas, y su hija, ojala a salvo con el resto del grupo.
Se despidió con la mente, orgulloso de haber caído firme, aguantando los dolores hasta apagarse el sol, desafiante hasta el final, para lograr el premio de la venganza.

5 comentarios:

Meri dijo...

:s
Estremecedor :s

Kaos Baggins dijo...

gracias, por que esa era la intencion XD

y por cierto, que acabo de darme cuenta que no he aprovechado el poner dos de tus fotos para recomendar pasar por tu ojito izquierdo....

esto es un spot publicitario: las dos fotos pertenecen al blog que podeis ver en la columna lateral:
http://miojitoizquierdo.blogspot.com/
asi que a visitarlo quien le gusten las fotos XDDDDDDDD

PD: y aunque sea un relato de vampiros y salgan las fotos de ese post, no es la historia que prometi y que esta tardando un poco en cocinarse

Meri dijo...

Jaja, gracias por la publicidad "subliminal"! Y qué pasa? Estás de vacaciones, que no actualizas??? :D

La cónica dijo...

Kaos, pasé por el blog de Meri cuando leí este post por primera vez. La publicidad funciona: volveré!

Esta huida es angustiosa, y yo no sabía que se podían quemar las moradas de los vampiros y que tomar sangre envenenada acababa con ellos... pero bueno es saberlo, por siaca.

Estoy embadurnada de rojo y me dicen que voy a la yugular. Un alumno ha llegado al borde de las lágrimas esta mañana y yo, en la intimidad, casi llego esta tarde, también: me queda un grupo y se está dando fatal. Lo peor es que me sorprende. Es la sorpresa lo que me dice que algo no estoy haciendo bien...

Perdona que me extienda, pero como no te llegan mis mails, pues...

Yo también tengo publicidad subliminal: www.dibujantes.org (es la página de Javi "Moléculas", que diría 629). Échale un vistazo, por favor, y me cuentas. Críticas, ideas y alabanzas por escrito, bien recibidas. Se las hago llegar.

Hace tanto (tanto, tanto)que no nos vemos que te encontré en un blog amigo

http://aversimeentiendo.wordpress.com/

y me puse tan contenta. Como si nos hubiéramos cruzado por la calle y hubiéramos hecho un aparte para tomar algo. Señal inequívoca de que...

...Hay que tomarse unas cañas ¡YA!

Kaos Baggins dijo...

pues si meri, de vacaciones, y de pequeño apagon informatico aunque amenazo con "retonno" inmediato jejejeje

cañas pronto, ahora que he superado una fase en que la agenda parecia una partida de tetris

me pasare por la de javi moleculas, que ademas los dibujos me encantan