lunes, 17 de agosto de 2009

El libro de San Pedro


Las puertas del infierno se abren de par en par, tienen la forma de tus labios.
Tras ellos se puede ver tu cama y una copa de champagne.
La copa apoyada en tus senos, y mi cordura al borde del precipicio.

Toda mi razon me impide entrar, todo mi corazon arde por abalanzarse.
Mi sangre inclina la balanza, y no duda de la parcialidad resultante.

Desde la espalda mis sentidos ignoran los olores de un croissant y un café recien hechos.
San pedro se ha jubilado y le ha dejado el puesto a tus recuerdos.
Desigual competencia.
Solo me queda averiguar si el veredicto será cielo o infierno...
ummmm quizas infierno

[El dibujo pertenece a Victoria Frances]

5 comentarios:

La cónica dijo...

Me he acordado de Oscar Wilde leyéndote: I can resist anything except temptation.

También me sonreía maliciosamente: la sangre en estos casos, más que inclinar, endereza, ¿no?

A ver si hay suerte y toca infierno, entre San Pedro con sus llaves y su túnica y esta situación, no hay más color que el rojo.

Un beso, Kaos!

Kaos Baggins dijo...

infierno, por el calor que ha hecho este verano, me ha parecido ver un par de calderas infernales de termostato en madrid
menos mal que yo me iba a parajes mas fresquitos jejeje

La cónica dijo...

de caderas infernales había leído... ayayay!

winsis dijo...

El texto me gustado mucho, muchisimo....que ganas de...bueno el texto grenial!
ya que has colgado un video de la mala rodriguez he intentado encontrarle el punto, pero ostras no consigo que me guste.

saludo

Kaos Baggins dijo...

jajajaja yo reconozco que no todo de la mala me gusta, tan solo algunas canciones
pero esta en concreto me dijo algo en aquel momento