martes, 9 de enero de 2007

¿Jaque Mate?

No puedo reescribir lo que hice, pero puedo intentar dar pasos adelante en la direccion correcta.
Espero acertar ahora.




Estoy procesando el cubo numero 4 de residuos tóxicos, dejando que las partes mecanizadas de mi cuerpo, casi un 80%, realicen las tareas en piloto automático, controladas tan solo por la mitad cibernética de mi cerebro. Mientras tanto, mi parte orgánica intenta recordar que cosas me habían encargado llevar esta noche al cubículo para procesar la cena. Se que tan solo con recuperar la entrada grabada en los bancos de memoria seria suficiente, pero le haría perder al día cualquier atisbo de emoción, si es que alguna vez la hubo, aunque esto desespere a mi pareja.

Es curioso como en los últimos tiempos cada vez le delegamos mas tareas a nuestras partes cibernéticas, una cosa es que fueran necesarias para reponer los daños de la gran plaga. Que reconstruyéramos las partes genéticamente dañadas de nuestros organismos es un cosa, pero depender de esto hasta el punto de que la mayoría de niños se gesten en laboratorios siempre me pareció excesivo.

Hoy en día tan solo actuamos como controladores de las maquinas, por lo que el panorama es muy distinto del que representaban los libros de mis abuelos, que por cierto, será mejor que recuerde mejorar su camuflaje, no quisiera que se descubriera que mantengo literatura en papel sin registrar por los censores oficiales, me causaría serios problemas explicarlo.

Mientras estoy en mi mundo personal, al volver a insertar el contenedor en la entrada del suelo, de repente alguien deposita algo en mi mano hidráulica, estúpidos niños, se creen muy rebeldes por pintar colores chillones sobre las placas metálicas de sus cabezas. Pero cuando vuelvo a tomar el control activo de mi cuerpo y levanto la mirada, a quien veo es una figura alta y corpulenta que se aleja por los jardines, tapada por completo por un abrigo andrajoso y pasado de moda hace mucho tiempo, con un sombrero que impide ver nada.

Miro a mi mano y observo un disco plateado, con una serie de grabados sin aparentemente significado. Intrigado abandono mi puesto para seguir al desconocido. Se que en el momento de soltarme el arnés han saltado las alarmas en control y que esto me costara una sanción en créditos y una reprimenda de mi superior, pero de repente he sentido algo indescriptible en mi interior. Si no fuera por que mi estomago fue sustituido por un servoprocesador diría que se me habría encogido.

El desconocido camina con aparente lentitud, pero me es difícil alcanzarlo, internándose en unos antiguos jardines, los únicos que se conservan en la gran ciudad, debido a que allí se estableció el laboratorio que intenta procesar las cadenas de ADN de las plantas para producir alimentos sintetizados. Pero no es esa la dirección de la figura sino un punto que nadie visita entre la maleza descuidada, por una camino del que desconocía su existencia, hasta q1ue al final llegamos a un pequeño claro, donde se alza una estatua majestuosa y terrible a la vez.

Es curioso, nunca la había visto, pero me resulta tan familiar como si fuera yo mismo el que allí se representa, aunque es evidente que la imagen es muy antigua, se encuentra deteriorada, pero no muestra ningún rastro de maquinas, sino la grandeza de un ser alado, cayendo y mirando con expresión firme al cielo.

El desconocido, de quien casi me había olvidado se gira y avanza hacia mi, sin dejar que vea nada de el mas que su recargado atuendo. Paralizado, no actúo mientras extiende una mano que deposita en mi hombro.

En ese momento, un hormigueo se apodera de mi, subiendo desde su mano a mi cabeza, inundando mi cerebro, hasta llegar a las sinapsis cibernéticas que noto como chisporrotean, quejándose por el ultraje de la invasión de sus dominios. En el preciso instante que mi cerebro entero ha sido dominado por esa sensación se produce un estallido, y ante mi, en apenas segundos, se desarrolla una historia eterna, en la que veo una gran rebelión y tomo conciencia de quien es el ser representado en la estatua, precisamente a quien tengo delante en estos momentos.

Entonces, por fin se desprende del sombrero y veo un rostro arrogante, sabedor de su triunfo, pero al mismo tiempo con un deje de amargura en sus ojos, en lugar de la mirada desafiante de la estatua. Se queda mirándome durante unos segundos, en los que no se que decir o hacer, ni siquiera soy capaz de decidir si esto es real o es que mi cerebro computerizado esta fallando.

Por fin me habla, contándome como por fin, una vez que hemos renunciado a nuestra humanidad, y cometido ultrajes innombrables contra la naturaleza de los seres vivos y de la propia tierra, todas las piezas del tablero, caen de su lado. No nos hemos dado cuenta, pero hemos jugado a dioses, no contentos con erradicar las plagas, sino que hemos tratado de crear la vida al tiempo que destruíamos nuestros cuerpos y almas, privándonos de la capacidad de pensar, sentir, existir.... y otorgándoselas a maquinas, quienes aprovechaban ahora nuestros cuerpos y vidas.
Tras siglos de tentar a la humanidad, hemos sido nosotros quienes le hemos propuesto el pacto definitivo.

Y sin embargo, comprobando su triunfo, revisando como todas las almas que habitaban el mundo estaban destinadas a sus dominios, descubrió una pequeña llama de humanidad, del antiguo orgullo que se le rebelaba, como el mismo hizo en su día.
No estaba dispuesto a que El se riera en su cara arrebatándole lo que tanto había luchado por conseguir, y aquí estaba dispuesto a extraer de mi ser el motivo.

Si no le estaba entendiendo mal, yo era aquélla llama, ¿por qué? No puedo entenderlo, si soy un ser humano mas, con mis miedos, mis preocupaciones... y se ilumina mi comprensión.
Mis problemas sociales, mi inadaptación vienen motivadas por mi negativa a depender de mi parte robótica, por tratar de pensar sin mis bancos de memoria, por seguir utilizando mi cerebro y tener emociones que el resto están olvidando.

La chispa que se enciende en mis ojos es detectada y se transmite a los suyos, pero veo algo mas todavía, la veta de amargura que detecte antes se convierte en ilusión, de nuevo vuelve a posar su mano en mi hombro y se produce la misma explosión pasando ante mi de forma acelerada millones de vidas, todas huecas y vacías, carentes de sentimientos, sin ningún tipo de espíritu colectivo ni intención de integrarse o ayudar a los demás en su camino. Seres dispuestos a matar por su progreso y me pregunto desde cuando ha sido así, cuando hemos dado el paso del gran cambio.

Al hablarme, me explica, que ahora entiende mi afán por la verdad, por la rebelión, pues soy el descendiente directo de quien esculpió la estatua, y a cuya estirpe firmo protección sobre sus planes. Pese a este privilegio, podía haber caído por mi propio pie, pero aun resistía, y me hablo que dentro de exactamente un año volvería al mismo lugar, como había hecho durante siglos, y que esperaba encontrarse conmigo de nuevo, saber si la humanidad tenía esperanzas o su victoria final era cuestión solo de tiempo, el tiempo de una vida.

Al decirlo, noto como hay mas escondido de lo que dice, se trata ante todo de un orgulloso rebelde, de un osado jugador con fuego, a quien le aburre la rutina.
Escapo del cielo, por que se negaba a servir, y una victoria tan aplastante, tan solo le privaba de la emoción, le convertía en un funcionario de un almacén de almas vacías, sin capacidad de dañar nuevamente el fortín de su creador.

No, la existencia de la humanidad era al mismo tiempo su herida y su salvación. Por un lado envidiaba a los que el consideraba los favoritos de la creación, pero por otro lado era consciente de que usándolos, se vengaba de su caída.
Si rompía definitivamente el juguete, tan solo desaparecería el tablero, quizás para la creación de nuevos peones, o quizás para el olvido eterno de la nada.

Tengo un año, para prender con la llama que ahora conozco más corazones, para sustituir pistones por latidos, transistores por alientos, antes de que descubra otro juego, y no me de la oportunidad de enrocar al destino.

10 comentarios:

Nathalie dijo...

Envidio tu desbordante imaginación!! Ya me gustaría a mí poder escribir cosas tan originales y extensas (me conformo con que sobrepasen un folio jeje..)

Esperamos ansiosos nuevas entregas!!

Besotes

Kaos Baggins dijo...

bueno, por esta vez no se yo si cumplo los requisitos, jajajaja
por que intente recortarlo pero no conseguia hacerlo mas breve, que tan extenso la gente se puede cansar de leer
y original.... pues adaptando parte del guion de 629 tras "alas de fuego" a lo que rondaba por mi cabeza despues de leer varios de "NGC", asi que ya ves, lucifer en plan futurista jajajajaja

629 dijo...

La vuelta de tuerca a la historia ha merecido la pena.

En un apocaliptico futuro, escaso en igual proporción de humanidad y carne, nace la esperanza. Y brota de la lucha. ¿Contra el diablo?. ¿Contra el ser humano que ha dictaminado su propio y cibernético destino?. Con una mesiánica misión del personaje.
Muy Dick Kaos. Muy Dick.

De lo leido hasta ahora, este texto me agrada la vista como ninguno antes. Los partos nunca son fáciles, pero este ha tenido que costar, porque hay mucho más detalle e historias satelites desarrollables. Podría ser el inicio de algo más grande y largo.

La longitud no creo que sea un problema. El que pasea por un libro no cuenta las hojas, salvo para empezar a añorarlo al acercarse al final.

Un abrazo Kaos.

629 dijo...

La vuelta de tuerca a la historia ha merecido la pena.

En un apocaliptico futuro, escaso en igual proporción de humanidad y carne, nace la esperanza. Y brota de la lucha. ¿Contra el diablo?. ¿Contra el ser humano que ha dictaminado su propio y cibernético destino?. Con una mesiánica misión del personaje.
Muy Dick Kaos. Muy Dick.

De lo leido hasta ahora, este texto me agrada la vista como ninguno antes. Los partos nunca son fáciles, pero este ha tenido que costar, porque hay mucho más detalle e historias satelites desarrollables. Podría ser el inicio de algo más grande y largo.

La longitud no creo que sea un problema. El que pasea por un libro no cuenta las hojas, salvo para empezar a añorarlo al acercarse al final.

Un abrazo Kaos.

629 dijo...

Si. He comido ajo.

Kaos Baggins dijo...

jajaja
espero que al menos estuviera bueno, por que ajo tenia jajaja

es que cada vez que intento escribir de lucifer me sale la version de gaiman, y cuando intento ponerle de mi cosecha no veas los desvarios que se me pasana por la cabeza jajaja

Pily B. dijo...

¡ENHORABUENA! Me ha capturado de principio a fin, eso sí, veo alguna redundancia, eso intenta cuidarlo, porque tu imaginación y tus historias tienen mucha chicha.

Por cierto, ¿sabes que yo también tengo una historia que se titula Jaque Mate? AAJAJAJAAAAAAAA

Me parte. ¿Eh? Vale, venga, ahí va un poco de autobombo. :-P

http://www.ccapitalia.net/ngc/creativa/pilyb/jaquemate/index.htm


Besos solarianos!!

Pily B. dijo...

Juis, juis, y veo que has comentado en mi blog. Voy a ver y luego a ñam, ñam (traducción, comeeeeeeeeeeer ;-))

Besos solarianos, muchos!!

Pily B. dijo...

Fale, y se cortó la URL, en fin, pone index.html

y quería decir que me parto, no que me parte. XDDDDDDD

Kaos Baggins dijo...

pues el caso es que la lei cuando visite solaria, pero se habia ido de mi memoria consciente, quizas estaba en la parte inconsciente jajajaja